pido unicornios

Ojalá te indigne que le deseen ser violado en una correccional a un pibe cheto que atropelló borracho a alguien tanto como cuando se lo desean a la que se manifiesta en tetas.

Ojalá te indigne que basureen creencias y pensamientos ajenos y también que haya pibas que no reciben educación sexual y mueren desangradas en la villa.

Ojalá que te agarres la cabeza cuando difunden la información del chico que terminó matando a otro afuera de Burguer King aunque no vaya a un colegio conocido.

Ojalá te indignes tanto cuando linchan socialmente a alguien con ideas parecidas a las tuyas como cuando amenazan de muerte a Pepena, la de la performance de la Virgen.

Ojalá te indigne ver que patean sin parar a un choro en el piso tanto como que hagan mierda por redes sociales a un amigo, que se mandó la cagada más grande.

Ojalá te indignen tanto los pies descalzos de los nenes en el semáforo como el “hay que matarlos a todos”, la baja de imputabilidad y la pena de muerte.

Si tu indignación es selectiva entonces no es moral, es ideología.

Nos leo debatir en grupos de WhatsApp, agarrarse de los pelos en Twitter y veo como salen todas esas preguntas a flote.

¿Qué es castigar? ¿Sirve? ¿Hay cosas imperdonables? ¿Cuáles? ¿Según quién? ¿Sirve de algo el odio? ¿De dónde sale? ¿Cuál es la línea que divide justicia de venganza? ¿Existe el perdón?

¿Hay gente que no se merece que me ponga en su lugar? Gente arruinada para siempre, que no merezca compasión de nadie.

(¿la gente se arruina?)

Nos leo y quiero gritar. O quedarme callada hasta pasado mañana. Quiero cancelar el mundo y las redes sociales y también invitarlos a todos a merendar a mi casa y que charlemos en serio.

Quiero escucharte.

A veces siento que Twitter es un jardín de infantes. Todos chiquilines gritando, tirándonos cosas, apuntando con el dedo. No queremos aprender, queremos tener razón. El otro tiene la culpa, es cínico e incoherente. No queremos entender. Queremos ganar.

Y yo no quiero competir. No quiero ganar nada. Me cansé. Me duele el “ellos y nosotros”. Quiero charlar en serio. Quiero que vengan todos, tinchos, braians, abortistas, k, macristas, hippies, pascua joven, feministas y darles un abrazo súper fuerte que diga: te juro que te entiendo. O que trato. Aunque vos no me entiendas a mí.

Nunca vi a nadie cambiar de opinión vía discusión cibernética, ¿vos sí? Hay demasiado público como para que no gane el ego. No le grités que no te escucha. Sólo vi cabezas abrazando ideas nuevas de a poquito, en una conversación real. Cara a cara, a corazón abierto.

¿Tan seguro estás de que el incoherente es siempre el otro?

Es más fácil tirar piedras que salir a conocer realidades.

Ya sé, pido unicornios.

Pido que la empatía gane siempre.

Cuando me toca de cerca, cuando me toca de lejos, cuando no me toca.

Entender sin justificar. Porque no hay paz sin justicia, pero la justicia nunca debe ser venganza.

Pido que sean personas todo el tiempo, todos los que no se parecen a mí.

No me da la cara para tirarte piedras.

¿Puedo negarle la compasión a alguien?

¿Alguien es sólo lo peor que hizo?

¿O es mucho más?

Ya sé, pido unicornios.

Pido que dejemos de vivir tan separados.

Tengo entrenado el optimismo, pero ayer fue uno de esos días. Esos días en que estoy consciente “de más”, que siento todo. Ayer fue uno de esos días en que me duele el mundo. Que miro mi globo terráqueo con un paquete de curitas en la mano y siento que no alcanza. Que no alcanzo.

Me duele el odio. Me duele el mundo.

Me dolés vos.

Ya sé, pido unicornios: que ames. Odiar el delito, amar al delincuente. Porque es tan persona como yo y como vos. Es un desafío. Lo digo sin autoridad moral. Simplemente eso, el amor es exigente.

Si lo vieras más de cerca… si conocieras su historia, sus miedos, su cara cuando algo lo emociona, los temas que le rondan por la cabeza, las personas que le importan, sus dudas, lo que más quiere en el mundo.… no podrías odiarlo. Porque vos también tenés pasado, fantasmas y sueños. Miralo bien. No son tan diferentes.

Ya sé, pido unicornios. Pido que me mires más de cerca.

Iara Rivero

Anuncios

10 comentarios en “pido unicornios

  1. Excelente!! Muy de acuerdo con la idea de que en las redes sociales en general se habla desde el ego, incluso aquellos que tienen ideas más inclusivas. A veces pareciera que las buenas formas d transmitir son tomadas por otro como una señal de que se te puede avasallar. Es verdad, el diálogo creo que está afuera, en la vida, en la calle, en la charla. Hermosa manera de decir.
    Muchas gracias.

    Me gusta

  2. Buen día, excelente!!!! Te felicito , no pides Unicornios, solo salir un poquito del egocentrismo que nos domina. Las redes sociales parecían una herramienta muy poderosa, no han perdido su poder pero permiten a todos decir cualquier cosa casi casi sin hacerse cargo. Y descargar odio, basta de este nuevo acuerdo social en donde los otros ( políticos, jueces, figuras públicas y las que se transforman en tales por desgracias ) , esos “Otros” ( yo no por supuesto) hacen algo que no nos gusta y los “put…” y reenviamos memes… Pero hacer algo productivo? Involucrarse? Te la debo. Nuevo acuerdo social, hablamos pestes del que no nos gusta y ya cumplimos, hacer? No tengo tiempo… y a seguir con nuestras vidas… Qué cambia? Solo se alimenta el odio .
    Gracias por tu escrito, me permito reenviarlo y ojalá nos pongamos en los zapatos del otro al menos como quien prueba…
    Gracias..

    Me gusta

  3. Excelente!!! Describirte lo mismo q siento yo,siempre soy el perro verde porq veo la tragedia en los dos lados víctima y victimario, y no me gusta como la gente tratan los temas movilizadores en las redes,cero empatía,que nos pasa?seguí pidiendo unicornios porq creo que somos muchos los que pensamos como vos pero callamos,y quien te dice que los unicornios realmente existan.

    Me gusta

  4. juro que me hiciste reflexionar, admito ser la primera en reaccionar con bronca/odio hacia aquel que hace daño (hablo del daño ese que te desgarra el alma eh!, no material). me hiciste pensar y re pensar a la hora de señalar.

    ¡GRACIAS!

    Me gusta

  5. GRACIAS! Tu humanidad es increíble y tan admirable. No dejo de asombrarme con lo bien que sabés ponerle palabras a los pensamientos que muchas veces viajan por mi cabeza.
    GRACIAS! Es lo que quiero decirte cada vez que leo lo que escribís. (Si, leí todo, jaja)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s