Don’t play it cool

No sos demasiado “cool”. Y sí, uso la palabra en inglés a propósito para que la tontería quede en evidencia. No lo sos, así que harías bien en dejar de preocuparte por eso. No sos demasiado cool para jugar en los recreos, para leer un libro, para rezar. Para usar un sombrero que no está de moda pero que a vos te encanta. Para cantar a gritos por la calle, para llorar o para actuar.

Si esto es infantil, si tal cosa es aburrida, si esa palabra es grasa, si aquello es de traga, de antisocial, de marica, de virgen, de rarito. Suena a mucha presión. ¿No te cansas, a veces?

A mí no me mientas, dale contame. ¿Qué harías si no tuvieras vergüenza? Pensalo. Pensá en todos los momentos en que un amigo te miró raro y al toque cambiaste tu discurso sobre el tema que discutían. Pensá en todo lo que te quedaste con ganas de decir, de hacer. Por una de esas casualidades, ¿no te habrás quedado con ganas de ser? Ser distinto.

Porque ser cool, como la palabra lo dice, en el fondo es mantenerte en frío. Jugarla frío, vuelve al mundo un poquito más frío, según dicen mis Beatles. El “qué dirán” es el dementor de los adolescentes.

Ese esfuerzo por ser cool, te vuelve copia. Pero todos llegamos al mundo siendo irrepetibles. Basta con soltarse. Sé cálido, sé espontaneo, sé una explosión de originalidad. Formá tus opiniones, vestite como te gusta, sorprendé con tus comentarios, encontrá lo que te apasiona y volvete buenísimo en eso. Anotate en eso que siempre quisiste hacer y nunca te animaste. Sacudite y hace memoria. ¿Qué te mueve, qué te intriga, qué te llama? Soltate. Seguí tu intuición que ya sabe quién sos y busca expresarse.

screenshot_2016-05-26-07-18-54.png

Lo cool tiene fobia al ridículo. Superá esa barrera. Liberate. Aprende a reírte de vos mismo. No sabes lo sano que se siente. Lo perfectamente cool es perfectamente aburrido.

Puede que algunas personas se alejen. Es de esperarse. Hay gente que no tolera lo que no se anima a ser. Mejor. El aire se renueva. Mientras te sientas plenamente vos y te enfoques en lo que amás, vas a atraer a la gente correcta como un imán.

Ojo, tener personalidad no es usar anteojos hipster y escuchar bandas indie. Es el coraje de contar la historia de quién sos, con toda tu alma y todas tus fuerzas. Apostar por tu verdad, lo que es auténtico en vos. Esos detalles bizarros, incómodos, puros y naturales que son tuyos y de nadie más. Porque eso es real.

Y cuando estés enamorado de ese huracán que es tu esencia, te vas a dar cuenta que todas esas convenciones, esas etiquetas, esos contratos no escritos sobre lo que se hace y lo que no… existían solo en tu mente.

screenshot_2016-05-26-18-18-07.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s