Nacer mujer

Ayer a la tarde salí de mi casa. 5 cuadras. Caminé 5 cuadras. Y en ese trayecto conté 6 acosos entre besos, silbidos, bocinazos y comentarios obscenos. “Qué halagador” podría decir algún estúpido. “Preocupate cuando no te piropeen ni los albañiles” diría otro.

No me halaga que me silben porque no soy perro. Y porque detrás del silbidito hay algo más. Hay una declaración violenta y vieja como el mundo. “Tu cuerpo es una cosa”. “Está ahí para que yo lo disfrute”. “Opino de él porque es mío”

Y paso, y me silban. Me hierve la sangre. Quiero responder, decirles algo… pero bajo la cabeza y me callo. “Tu cuerpo me pertenece” dice su silbido y yo… yo me callo. “Tu cuerpo me pertenece porque si gritás, te puedo callar de un golpe” Y aún yo tendría la culpa. Porque estaba usando short.

“Es un piropo” No. Es un acoso. “Preocupate cuando no te piropeen ni los albañiles”. No. Me preocupo ahora. Me preocupo todos los días. ¿O no sabés que crecí con un miedo enorme prendido en las entrañas? Miedo a que me sigan, a que me griten. Miedo a tomar un taxi. Miedo a desaparecer en una traffic blanca, a ser encontrada en una bolsa de basura tirada en un canal. Miedo a viajar. A querer ser libre.

Estoy harta. Harta de que me maten, me roben, me violen. Harta de tener que pensar 3 veces qué ponerme. Harta de callarme la bronca cada vez que me tiran besos en la calle.
Harta de que me reten por caminar de noche. “¿Que no lees los diarios? ¿No sabés las cosas que pasan?” Harta de que se alteren cuando vuelvo sola. Porque cuando mi hermano vuelve a la casa, vuelve. Cuando yo vuelvo, vuelvo sola.

Eso me dijeron. Eso dicen los medios. “Caminaba sola”. “Viajaban solas”. Porque estar sola, ser mujer y no poder defenderte es razón suficiente.

“Debería haber tenido más cuidado” ¿Y si mejor tenemos más cuidado con las PALABRAS que elegimos para hablar de una violación o de un maltrato? ¿A quién dejamos mal parado? ¿De quién fue la culpa? Que no nos sorprenda que siga pasando algo que seguimos avalando.

Tengamos cuidado. Es peligroso educar a las chicas para ser “prudentes” (miedosas). “Ya estás grande para vestirte así, no sos una nena”. Y educar a los chicos para ser “valientes”, “machos” (prepotentes, violentos, maleducados).

Tengamos cuidado. Porque a veces las más machistas somos nosotras. Es peligroso que critiques a otra por vestirse como quiere, por salir y tomar, por el lugar, por la hora. Porque si vos, que deberías entenderla mejor que nadie, la juzgás… ¿quién la va a defender?

No me condenés.
No te condenes.

Es el día de la mujer. Recordemos. No debería darme miedo ser mujer.

feminist-messages-on-period-pads-elone-karlsruhe-germany-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s