Realidades

Yo vine a estudiar inglés. Y estoy aprendiendo bastante. Pero más aprendo del mundo y es lo que más me gusta. Tengo el mundo en mi aula. Suizos, japoneses, franceses, colombianos, vietnamitas, alemanes…

Un día descubro que mis amigos coreanos no tuvieron la infancia que yo conozco. Aparte de la escuela normal con doble jornada, los chicos van a otra escuela para especializarse en algo para el futuro. 20 horas en la escuela. 1 hora más haciendo tarea en casa. Cenar y a dormir. También los sábados. Porque conseguir trabajo es muy duro. La familia se la ve en el desayuno, 15 minutos aproximadamente. Así viven.

Otro día me entero que en Noruega las cárceles son muy lindas. Cómodas, limpias. Personal entrenado. Buena comida. Enseñanza. Capacitación para un trabajo. Pero nadie hace lo que para nosotros sería hasta lógica: robar para conseguir ese hotel gratis. La criminalidad ya es casi inexistente. Son cosas que dentro de la sociedad quedaron atrás hace años. Como la pena de muerte o la idea de policías portando armas. Así viven.

Una venezolana me cuenta que los adolescentes hablan mucho de política, incluso en fiestas.  La realidad en la que se encuentran no les permite evadir el tema. Se come lo que se consiga en los locales después de filas interminables. Sin contar el colegio, prácticamente no sale a la calle. Tiene miedo. Se cuentan alrededor de 45 muertes por fin de semana en su ciudad. Así viven.

Una árabe comenta contenta, que quizá en unos meses pueda tener su licencia, acá en Estados Unidos. Está emocionada. Sería la primera de cualquiera de sus amigas o familiares mujeres que aprende a manejar. Las mujeres no manejan, no toman, no fuman, no se muestran, no opinan distinto a sus maridos. Los hombres se vuelven locos cuando una mujer anda por la calle. Sólo por estar ella en el auto con sus papás casi provocaron un accidente automovilístico, “tratando de obtener su número de celular”. Así viven.

Una japonesa me explica lo difícil que fue al llegar acá comunicarse. Fue duro entender por qué sus amigos esperaban tanto que se exprese. En Japón con sus amigas, no necesita hablar demasiado. Nadie dice gran cosa, con poquísimas palabras todos se entienden. Así viven.

Y resulta que los latinos somos los loquitos del mundo. Los de sangre caliente. Que irradian alegría, bailan con el alma en los pies y dicen las cosas de frente. Los impuntuales, los cariñosos, los desorganizados.  Los que aturden con su música y su risa. Los confianzudos, los cálidos y caóticos.

Nunca me sentí tan latina como estando fuera de Latinoamérica. Nunca agradecí tanto mi herencia, mi historia y mi sangre. Nunca reconocí tan claramente nuestro potencial. Los cambios inmensos de los que somos capaces si nos mantenemos fieles a nuestra esencia.

Nunca dije “Soy argentina” con la frente tan alta.

Y yo también a ellos les cuento. Que vuelvo del colegio al mediodía, en qué consiste merendar, a qué se le llama siesta. Les cuento que “tomar un café” es una excusa para charlar largo y tendido. Que los domingos son día de familia y que una buena fiesta termina con un desayuno calentito con amigos. Que cuando el vuelto son monedas, te dan caramelos. Que las monedas no alcanzan para comprar nada. Y ellos también me miran con ojos como platos y preguntan, comentan, se asombran. Y yo les digo: sí, así vivo.

 

Ellos también son chicos. Chicos como yo. Y mi cabeza se dispara en mil direcciones mientras comparamos conceptos, costumbres, “normalidades”… Y el mundo me parece más grande, más diverso, más delirante. Y también me parece más pequeño, más simple, más uno.

Porque entre mirarnos y mirarnos acabamos encontrándonos.

Y, ¿sabes qué? Vos y yo no somos tan distintos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s